Hay épocas del año en ddnde realizar viajes se antoja imprescindible por el simbolismo de las fechas, como pueden ser las Navidades o alguna fecha señalada en rojo en nuestro calendario.

Y es ahí donde nuestros hijos y el coche aparecen en escena, recordando esas estampas de película con toda la familia dentro de un vehículo para empezar sus vacaciones estivales o tomarse un buen respiro. Pero viajar con niños se puede presentar como una tarea complicada en un inicio, aunque todo es cuestión de aplicar sentido común y un par de “truquillos” que ahora os explicaremos detalladamente.

 

Empezando por lo más básico

Como decimos, viajar con niños se puede convertir en una verdadera odisea, por lo que tendremos que “preparar el terreno” y hacer ver a nuestros hijos qué es lo que vamos a hacer con precisión.

Algunas de estas medidas son:

  • Comentar al niño/s que se va a realizar un viaje familiar, especificando la fecha y el destino del mismo.
  • Enseñarle un par de fotografías del sitio donde van a estar y describirles el lugar.
  • Hacer con ellos una pequeña guía de viaje y que preparen sus equipajes respectivos.

Con todas estas medidas lo que estamos intentando favorecer es que los niños vayan desde la más temprana edad planificando y preparando las cosas, algo que les ayudará en un futuro no muy lejano.

 

Arrancamos el viaje familiar

Las horas en coche pueden resultar realmente agotadoras sobre todo si son trayectos extensos y monótonos. Por ello es necesario planificar con antelación unas cuantas paradas para que los niños se refresquen y tengan su momento de esparcimiento.

También influye sobremanera la hora a la que realicemos el viaje. No es lo mismo viajar de noche que realizar el trayecto después de comer. Como ya sabréis, las mejores horas para viajar son a primera y a última hora del día.

Es también esencial que los niños vayan con ropa cómoda y acorde a la estación del año en la que nos encontremos en ese momento. La temperatura del coche debe ser la óptima y es recomendable llevar alguna prenda de repuesto por si algún crío se marea y vomita.

 

Combinación ganadora

Es evidente que si los niños son muy pequeños no podrán apreciar un viaje si es puramente cultural (ver museos, esculturas…), pero lo que sí se puede realizar es una planificación combinada dónde se mezclen actividades para adultos y para los más pequeños, evitando así que se produzcan situaciones de aburrimiento por parte de los más pequeños.

La playa o la montaña son también combinaciones ganadoras si queremos que los más pequeños de  la casa pasen unas vacaciones de ensueño. Si tenemos varias opciones en la cabeza, sería también interesante preguntarles a ellos su opinión acerca del destino del viaje.

 

A tener en cuenta

En este artículo queremos dejar claro la importancia de planificar todo el proceso desde sus inicio hasta la llegada al destino. Como todo, es necesario la comunicación los más pequeños, no para que ellos decidan pero sí para escucharlos y que nos puedan dar pistas de lo que les puede gustar o no.

Y por último (y no menos importante), precaución a la hora de coger el coche. Lo importante es llegar al destino, no querer llegar antes de tiempo.

 

Valora este artículo:
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin Votos)
Loading ... Loading ...