Ante todo, ¡mucha calma!. Si quieres que su primer día de vida sea todo un éxito, te enseñamos las cuestiones básicas para recibirle de la mejor manera.

 

 

La canastilla básica

- 6 camisetas de hilo o algodón.
- 6 jerséis de perlé o lana.
- 6 ranitas de perlé o lana.
- 2 faldones (opcional).
- 2 arrullos.
- 2 pares de peucos.
- 4 pares de calcetines.
- 6 vendas o fajitas umbilicales.
- 5 baberos.
- Pañales.
- 1 cepillo o peine.
- Crema hidratante.
- Colonia.

La habitación

Una vez en casa, podéis tener al bebé en vuestra habitación por comodidad y tranquilidad durante unos 2 o 3 meses, luego debe ocupar su habitación, que puede ser compartida con algún hermano. No es necesario que sea grande, pero si bien iluminada (natural o artificial) y bien ventilada, las paredes de color claro y, a ser posible, lavables. El suelo debe ser de algún material cálido como corcho o madera, evitando moquetas o alfombras ya que acumulan mucho polvo. Si hay enchufes a su alcance deben estar protegidos y las cortinas deben ser cortas para que no las alcance. Pon los muebles imprescindibles para sus juguetes y la ropa, y procura que tenga espacio para jugar. Durante 4-5 meses el bebé puede dormir en un moisés, cuco o capazo en el cual se sentirá más arropado, este debe ser de base dura, colchón liso y resistente, cubierto con un empapador que permita la transpiración. No debe dormir con almohada. A partir de los 4 meses o antes si lo deseas puede utilizar la cuna que le servirá hasta los dos años, fecha en que ya utilizará su propia cama. La cuna, para que sea segura, debe estar homologada con el fin de evitar accidentes (distancia de barrotes, fijaciones, altura…).

La higiene

Una vez en casa, no lo bañarás hasta que no haya cicatrizado el cordón umbilical. Mientras tanto, limpia al bebé por partes y utiliza mercurocromo (mercromina) o alcohol para curar el ombligo. Cuando ya lo puedas bañar, hazlo una vez al día, elige una hora que os vaya bien. Emplea para bañarlo una bañera pequeña, de plástico y el agua a una temperatura próxima a la de su cuerpo (35-38ºC). Aguántalo bien, pasa tu brazo por detrás de su cabeza, que se apoye en tu antebrazo, y sujétale por el brazo opuesto.

Al principio pon poca agua y remójalo para que se acostumbre, usa un jabón para bebés y utiliza las manos para aplicárselo. Vístelo donde lo bañes para que no sufra cambios de temperatura. Limpia la oreja pero no introduzcas nada en el oído ni tampoco en las fosas nasales, pues el organismo dispone de mecanismos naturales de expulsión de partículas que se hayan podido introducir. Puedes y debes cortarle las uñas.

La ropa

Ten preparada la ropa imprescindible antes del parto, luego ya irás completando su ajuar en función de las necesidades (crecen muy rápido) y la generosidad de la familia. La ropa del bebé no debe ser de fibras sintéticas y preferiblemente deben ser abrochadas por detrás, sobre todo los primeros meses. Haz una colada sólo para él y utiliza un jabón para ropa delicada y sécala bien.

Accesorios

Como ya hemos ido mencionando, sobre la ropa no te precipites: cómprala a medida que la necesites y acuérdate, abrochada por detrás y de tejidos que no sean sintéticos. Para la cura del ombligo necesitarás gasas, algodón, mercromina y alcohol. Para la higiene: una bañera de plástico pequeña, champú para bebé, toalla de baño suave y blanda, cepillo, peine, colonia (siempre en la ropa), tijeras de puntas redondas, termómetro para baño, leche hidratante, crema protectora para la zona del pañal y toallitas húmedas. Para la cuna: el colchón firme, los empapadores, sábanas, no utilices almohada, protectores si es de barrotes, manta y colchón o edredón, y para el paseo el cochecito, que puede ser tipo “maxi cosi”.

Consejo final: ¡¡¡Compra… un chupete!!!

Valora este artículo:
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin Votos)
Loading ... Loading ...