El autismo es un trastorno infantil que tiene mayor incidencia en los niños que en las niñas. Es una patología compleja del cerebro, que conlleva problemas sociales, de conducta y de lenguaje. Las causas del autismo aún se desconocen, pero existen algunas teorías que pueden explicar la enfermedad. Su identificación temprana es esencial para realizar cualquier tipo de intervención. El diagnóstico de un niño autista rara vez se da antes de los dos años de edad y frecuentemente mucho más tarde. Los padres pueden percibir que sus hijos son diferentes de otros niños pero no son capaces de precisar cuál es la diferencia. Cualquier niño puede verse afectado por el autismo, una enfermedad que impacta a la familia de muchas formas.

 

¿Cuáles pueden ser las causas de un niño autista?

1- Las relaciones del niño autista con su entorno y ambiente social. Algunos estudios relacionan el autismo con una falta de afectividad en la infancia. Sobre todo con niños con una educación con padres distantes, fríos y demasiado intelectuales.

2- Procesos bioquímicos básicos. Se han encontrado un exceso de secreción de serotonina y triptófano en las plaquetas de niños autistas.

3- Deficiencias y anormalidades congénitas. Parece existir alguna base neurológica en el desarrollo de esta enfermedad, aunque no está demostrada.

4- Actualmente se discute sobre la posibilidad de que el origen del autismo sea heredado o causados por el mercurio contenido en las vacunas dados a los niños en los años 90.

 

Perfil del niño autista

El niño autista tiene la mirada que no mira, pero que traspasa.

En la etapa de la lactancia se suele observar un balbuceo monótono del sonido, un balbuceo tardío y una falta de contacto con su entorno. No sigue a la madre en sus intentos de comunicación. No responden al nombrar su nombre.

En la etapa preescolar, el niño empieza a parecer extraño porque no habla. Le cuesta asumir el yo e identificar a los demás. Pueden presentar conductas agresivas, incluso para sí mismos.

Otra característica del niño autista es la tendencia a llevar a cabo actividades de poco alcance de manera repetitiva, como dar vueltas o hacer movimientos rítmicos con su cuerpo como aletear con sus brazos. Pueden repetir los anuncios de la tele o llevar a cabo rituales complejos al acostarse.

Muchos niños autistas han sido tomados como niños sordos en los primeros años de vida, debido a la falta de interés por su entorno.

En la etapa de la adolescencia, se dice que uno de tres autistas suelen sufrir ataques epilépticos, lo cual hace pensar en una causa de origen nervioso.

 

¿Cómo impacta el autismo en la familia?

El cuidado que requiere un niño autista es muy exigente para la familia ya que están expuestos a múltiples desafíos, que tienen un impacto fuerte en la familia a nivel emocional, económico y cultural. Por eso es muy importante el apoyo de un profesional ya que el cuidado puede ser exhaustivo y frustrante. Desgraciadamente, no todas las familias tienes acceso a estos servicios profesionales, ya sea por falta de conocimiento o por falta de recursos económicos.

Los niños con autismo requieren una educación especial y no siempre existen sitios especializados que contemplen el autismo dentro de las pautas generales del sistema educativo. Los gastos son grandes ya que requieren diversas terapias del lenguaje, físicas y ocupacionales para mejorar su independencia. Además se necesitan muchas consultas de médicos, psiquiatras y logopedas.

La relación de los niños autistas con sus hermanos sufre mucho porque a veces sienten que quedan a un lado.

La relación de pareja pasan graves pruebas y el resultado son la pérdida del trabajo y de un alto índice de divorcios.

 

¿Existe tratamiento?

La educación especial es el tratamiento fundamental y puede darse en la escuela específica o bien en dedicación muy individualizada. Se puede recurrir a la psicoterapia, aunque los resultados son escasos debido a que el déficit congénito y del lenguaje dificulta la terapéutica. El apoyo familiar es de gran utilidad. Los padres deben saber que la alteración autista no es un trastorno afectivo relacionado con la crianza. Es recomendable buscar y mantener contactos con asociaciones para padres de niños autistas. También hay que considerar también el tratamiento farmacológico, que deberá ser indicado por un médico especialista.

 

A tener en cuenta

Aunque el autismo no tiene cura, aunque algunos se muestran optimistas para una cura en un futuro cercano.  Pero de momento el diagnóstico temprano es la única garantía de paliar el trastorno. Gracias  que hoy en día los niños entran a edades tempranas a guarderías y jardines de infancia que muchos educadores infantiles y padres tienen la posibilidad de detectar señales relacionadas al autismo.

Valora este artículo:
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...