Está comprobado que el masaje en los bebés mejora la rutina del sueño, los relaja y calma cuando están inquietos, aumenta su sensación de bienestar y le alivia de molestias de los cólicos y los gases. Además, dando un masaje a nuestro bebé le transmitimos nuestro amor y se fortalece en vínculo afectivo.
Los padres que toman la rutina de hacer masajes a su bebé, establecen un vínculo por el tacto, por la vista, por el olfato que benefician al bebé. Hacen a los bebés más seguros y equilibrados al sentirse más queridos y protegidos.
Aprende cómo dar un masaje a tu bebé y las precauciones que debes tener.

El Ambiente

A la hora de dar un masaje al bebé es necesario un ambiente templado, asegúrate que la temperatura de la habitación esté agradable, que no sienta frío (25º a 28º), recuerda que los bebés necesitan un poco más de calor que los adultos.

Puedes poner algo de música relajante de fondo o háblale, canta, sonríele. Es importante que sienta todo lo que le quieres y lo feliz que te hace disfrutar de este momento con él.

Ten la precaución de tener las uñas cortadas para no arañar sin querer al bebe y las manos limpias.

Desviste completamente al bebé y colócale encima de su bañera o cambiador con una toalla o bien en el suelo con una almohada que le sirva de colchón, también puedes sentarte con la pared contra la espalda y ponerlo sobre tus piernas cruzadas.

Utiliza para los masajes un aceite de bebés como de caléndula o crema relajante para bebé como las de lavanda. Frótate las manos antes de empezar a masajear para que estén suaves y tibias. Nunca viertas directamente el aceite sobre la piel del bebé.

Mientras lo acaricias obsérvalo dulcemente, míralo al mismo tiempo que tus manos entran en contacto con su piel, de este modo estimulas en el niño todos sus sentidos y se establece una comunicación más intensa, visual y táctil.

Si el bebé quiere cambiar de posición en el trascurso del masaje, déjale no lo obligues a tener a mantener una posición. Puedes volver a retomar esa posición más tarde.

Cómo dar un masaje a mi bebé

Es importante saber que los masajes siempre debe realizarse del exterior hacia el interior, de fuera hacia el corazón, con el fin de favorecer la circulación sanguínea.
Para saber la presión exacta que debes hacer en el bebé, cierra tus ojos y presiona tus párpados. La presión que se debes usar con tu bebé no debe ser mayor a la que usas en tus párpados sin causar molestias.

Uno de los mejores momentos para realizar un masaje al tu bebé es después del baño si es por la tarde mejor, no solo le ayudará a descansar sino también creará en él la rutina de que pronto llegará la hora de dormir. Se debe evitar las horas de las comidas: antes tiene hambre y después dificulta la digestión.

No empezar a dar masajes hasta que el bebé no tenga más de un mes y haya cicatrizado por completo el cordón umbilical.

Al principio los masajes durarán 5 o 10 minutos que irás alargando progresivamente hasta un máximo de 30 minutos.

Los primeros días los masajes deben aplicarse solo en brazos y piernas, para añadir después el pecho, la cara y la espalda. Si tu bebé se queja y llora cuando le tocas la zona del abdomen, insiste especialmente, pues puede aliviar las molestias típicas de los cólicos.

Papás manos a la obra:

  • Quítate el reloj, anillo, pulseras o brazaletes, pueden dañar a tu bebé.
  • Acaricia su rostro empezando por la frente con tus pulgares con movimientos circulares, luego comienza a bajar por los lados de su cara. Dibuja círculos con el pulgar alrededor de la boca.
  • Luego ve por zonas: los hombros y después los brazos con movimientos circulares.
  • Acaricia sus brazos de punta a punta y estírale los deditos suavemente. Luego con tu pulgar y tu índice aprieta suavemente todo el brazo.
  • Continua por el pecho con ambas manos, siempre con movimientos circulares desde el centro hacia fuera hasta llegar a la tripita.
  • Después de arriba abajo poniendo una mano después de la otra, masajelae la tripa en el sentido que van las agujas del reloj, empieza siempre debajo de las costillas.
  • En las piernas haz un movimiento giratorio (como un tornillo)desde la ingle hasta el tobillo. Termina en los dedos de los pies, presionando con tu pulgar toda la planta del pie. El masaje en los pies es muy relajante y también ayuda a aliviar el dolor de estómago.
  • Despacito dale la vuelta y masajealo suavemente desde el culito hasta los hombros y depués cruzando las manos repetidamente desde un lado al otro.
  • Haz los últimos movimientos más suaves, como anticipando que está terminando la sesión.

A tener en cuenta

Recordar que no hay una única manera correcta de dar masajes a tu bebé, tener un poco de paciencia, con el tiempo sabiendo los gustos de tu bebé será un momento agradable para los dos.

Valora este artículo:
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...