Son muchas las veces en las que nuestro hijo nos demanda la posibilidad de comprar un perro, un animal que les haga compañía y con el que puedan jugar un rato.

No todo es tan simple como parece.
Tener un animal en una casa es una responsabilidad que puede ser realmente beneficioso para los niños, pero indudablemente esto genera ciertas responsabilidades que tendremos que analizar antes de realizar cualquier movimiento.

En este tipo de casos, nuestro hijo puede ser muy insistente y puede prometernos atenciones exclusivas hacia el animal. No vayamos tan deprisa, puesto que muchas veces las buenas palabras se las lleva el viento y tendremos nosotros que encargarnos de los cuidados de la criatura.

Consideraciones preliminares

Un perro no es un peluche ni un juguete, requiere de unos cuidados y atenciones que muchas personas no están dispuestas a aceptar, haciendo así que nosotros incumplamos con las cosas y que el animal no tenga lo necesario para estar alegre.

Otro punto interesante es la elección del perro: una raza agresiva o dominante no es la opción más interesante si hay niños en casa.

¿Cuáles son los beneficios?

  • Estimula la afectividad y generosidad del niño, debido a que tienen que sacarlo de paseo, ofrecerle comida…
  • Potencia la sensación de sensibilidad del niño. Esto se debe a que el perro tiene también sentimientos, hay que darles muchos “mimos” y ofrecerles un valioso espacio de tiempo para que vean que somos unos dueños cariñosos.
  • Respeto por las normas y el horario. El niño, con el paso del tiempo, sabrá que horario tiene el animal para salir a jugar o a comer, esto provoca una sensación de responsabilidad muy buena para el futuro.
  • Al perro también hay que limpiarlo, desparasitarlo y lavarlo convenientemente. Esto puede facilitar que nuestro hijo adopte posturas positivas de cara a su propia higiene personal.

¿Qué raza de perro es la más idónea?

  • Bulldog francés: Gracias a su pequeño tamaño y su carácter juguetón, es la opción idónea para un niño. Siempre está deseando recibir cariño…Y por supuesto darlo.
  • Dálmata: Opción perfecta si buscamos complicidad con el niño, además sus cuidados son mínimos.
  • Beagle: Si te fijas, en muchas películas se ve a un niño con un Beagle jugando. Son una de las razas más compatibles y “juguetonas” que hay.

A tener en cuenta

Es muy bonito tener un perro, pero hay que considerar si podremos realizar todo lo que el animal nos pide. No sería justo por nuestra parte comprar un perro si no podemos ofrecerle todos los cuidados que ellos necesitan.

 

Valora este artículo:
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin Votos)
Loading ... Loading ...