Algunas mujeres piensan que la actividad física durante la gestación puede ser peligroso para el feto. ¿Puedes seguir practicando como hasta ahora tu deporte favorito durante el embarazo? ¿No es mejor reposar y llevar “una vida más tranquila”?

La práctica de una actividad física está recomendada a la mayoría de las mujeres embarazadas y aporta beneficios, tanto para el bebé como para la mujer, controlando su peso, mejorando su condicionamiento físico, y actuando positivamente en su estado de ánimo, psicológico y social. Sin embargo, si estás embarazada y deseas practicar algún deporte, lo más aconsejable es que consultes primero con tu médico acerca de los ejercicios que puedes hacer y su intensidad.

En general el ejercicio te ayudará a:

1- Sentirte más controlada y con más energía y vitalidad
2- Tonificar los músculos de la espalda, evitando los dolores, y fortaleciendo tu postura
3- Equilibrar el movimiento intestinal
4- Activar y fortalecer los movimientos de las articulaciones
5- Conciliar el sueño con más facilidad
6- Controlar el estrés y la ansiedad
7- Mejorar el aspecto de la piel
8- Controlar la respiración y el dolor durante el parto
9- No acumular grasa durante el embarazo y a recuperar la forma física después del embarazo

Lo que puedes y lo que no puedes hacer

Todo dependerá del estado del embarazo y de tu forma física. Los ejercicios físicos tendrán más limitaciones, en el caso de mujeres que presenten hipertensión, mareos, contracciones uterinas, hemorragia vaginal, o fatiga. En casos más especiales como las enfermedades cardíacas, riesgo de parto prematuro, embarazo múltiple, feto con crecimiento inadecuado, o útero flojo, esta práctica está contraindicada.
Los especialistas en el tema afirman que las mejores actividades para la mujer embaraza son las que pueden ser practicadas en el agua, como es el caso de la natación e hidrogimnasia, porque evitan esfuerzos gravitacionales, disminuye la retención de líquidos, y disminuye las molestias en la espalda. Realizar Pilates, bailar, o simplemente caminar, también es aconsejable como una buena alternativa para mejorar la flexibilidad y fortalecer los músculos.
Según la mayoría de los médicos, las mujeres embarazadas no deben llevar peso, ni hacer ejercicios abdominales, por los menos en los primeros meses. Deben evitar las actividades que incluyan rebotes, saltos, bajadas y subidas, cambios radicales de dirección, o que ofrezcan riesgos de lesión en la zona abdominal. Deportes como el esquí, el buceo, y la equitación no son recomendables.

Consejos para empezar a hacer los ejercicios

Si antes de estar embarazada nunca practicaste algún ejercicio físico, y ahora deseas empezar con eso, lo mejor es hacerlo poco a poco. Debes iniciar con actividades de bajo riesgo, como es el caso de las caminatas, la natación moderada, etc. Si este no es tu caso ya que siempre has practicado gimnasia, podrás continuar con lo que hacías antes, disminuyendo solamente la intensidad y la velocidad de los ejercicios.

Para comenzar con los ejercicios, es recomendable que la mujer se sienta cómoda. Para eso, es necesario que lleve ropas ligeras, beba mucha agua para no deshidratarse, y evitar hacer los ejercicios en épocas de altas temperaturas. Aquí tienes algunos consejos:

1- Empieza gradualmente, de 5 minutos diarios, hasta los 30, agregando 5 minutos a cada día.
2- Además de una ropa cómoda y holgada, ponte un sujetador adecuado para proteger tus pechos.
3- Bebe mucho agua
4- Evita hacer ejercicios si estás enferma
5- Observa y comenta con tu médico en el caso de que notes alguna molestia en tu cuerpo, como cansancio, mareos, dificultad para respirar, dolor en la espalda, taquicardias. Nuestro cuerpo es sabio, y puede que esté avisándote de que algo está mal.

Valora este artículo:
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin Votos)
Loading ... Loading ...