A día de hoy, son muchas las veces que observamos que un niño dispone de un dispositivo móvil a una edad temprana. Las nuevas tecnologías facilitan mucho las cosas, no solo por la rapidez informativa sino también por la velocidad a la que la gente se puede comunicar.

Uno de los puntos clave que se ofrece es la posibilidad de que un padre pueda tener en todo momento localizado a su hijo, y en menor caso para que no se sienta inferior al resto de compañeros que disponen de uno.

Si bien es cierto que sus ventajas son interesantes, también tenemos que poner encima de la balanza sus contras para tener todo “bajo control” y tengas una información clara y precisa para que puedas valorar correctamente.

 

El debate está servido

Es innegable que cada día se incrementan más los niños que tienen móvil e incluso son muchos los que se van a dormir junto con su dispositivo, para realizar alguna llamada o mandar mensajes a algún amigo.

Pero acciones como estas, pueden provocar adicción en los más pequeños hasta tal punto que su descanso y capacidad de aprendizaje se vean disminuidas, como denuncia la asociación Adicciones Digitales.

Todo esto puede desembocar en un rendimiento menor en una etapa de la vida en la que el aprendizaje y el estar activo son claves para un buen desarrollo posterior de los críos.

 

Ventajas del teléfono móvil

Todas las cosas tienen dos caras: una buena y otra mala.

¿Cuáles podrían ser las ventajas de que nuestro hijo dispusiese de un teléfono?:

  • Posibilidad de tener localizado a nuestro hijo cuándo lo necesitemos.
  • Nuestro hijo dispondría de un método de socorro en caso de necesitar ayuda.
  • Con moderación, podría favorecer los lazos sociales entre sus compañeros de clase.
  • Es un buen método para ir responsabilizando a la persona para el día de mañana.

 

Inconvenientes del teléfono móvil

  • El gasto excesivo que este dispositivo puede provocar.
  • El riesgo de pérdida por parte del niño.
  • Son muchos los niños que viven “pegados” al teléfono para enviar mensajes o hablar.

Como podemos ver, no hay nada preestablecido y son los padres los que tienen que valorar qué opción es la que más compensa.

 

A tener en cuenta

Es importante mantener una charla con nuestro hijo para ver qué opinión le merece un teléfono y hacerle ver que disponer de uno es también una responsabilidad muy grande que hay que saber manejar.

Si no dispone de uno hay que decirle que no es nada malo, que a veces es mejor no tener para valorar si realmente merece la pena.

 

Valora este artículo:
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin Votos)
Loading ... Loading ...