Un reciente estudio realizado sobre casi 1.400 mujeres y publicado en American Journal of Clinical Nutrition, revela que cuanto mayor es el consumo materno de grasas trans durante el segundo trimestre de embarazo, mayor es el tamaño del bebé al nacer.

Las grasas trans  elevan el colesterol LDL o “malo” y reducen el HDL o “bueno”. Se pueden encontrar en alimentos que contienen aceites parcialmente hidrogenados, entre ellos algunas galletas, la comida rápida, los snacks, las patatas, las golosinas y otros alimentos poco saludables.

Los bebés con un peso excesivo tendrían que nacer por cesárea y algunos estudios hallaron que correrían más riesgo de diabetes y enfermedad cardíaca más adelante en su vida, comenta la autora del estudio Juliana Cohen, de la Escuela de Salud Pública de Harvard en Boston.

Es prudente limitar las grasas trans en la dieta de todas maneras. Además, las mujeres embarazadas deberían pensar en cómo (las grasas) podrían afectar el crecimiento fetal, indicó la experta.

Así pues, a la luz de este estudio para evitar sobrepeso en el bebé al nacer y aumentar su nivel general de salud sería prudente evitar en lo posible la ingesta de alimentos y productos que aporten las grasas trans.

 

A tener en cuenta

Según la autora del estudio, desafortunadamente este tipo de alimentos suelen ser los que más apetece a las mujeres embarazadas.

 

Valora este artículo:
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...