Los cuidados que necesita un bebé son muy variados y uno de los que más dudas plantea a los padres primerizos es el baño. Está muy extendida la creencia  que dice que no es necesario bañar a nuestro retoño con mucha asiduidad, pero no hay nada de malo en ello.

Es más, muchos padres optan por un baño diario para relajar a su bebé para que luego a la noche esté mucho más tranquilo, por lo que llegamos a la conclusión de que un buen baño diario siempre que se utilice un jabón especial para bebés es bueno.

Recordad que no debemos sumergir al bebé por completo en una bañera hasta que se le caiga el cordón umbilical. Durante esos días, lo podéis limpiar con una esponja bien húmeda.

¿En qué lugar debo bañar a mi bebe?

No es recomendable utilizar una bañera para adultos debido a que hace falta inclinarnos en una posición muy poco cómoda, además de no poder proporcionarnos un control total sobre el recién nacido. Lo idóneo es usar una bañera para bebes que se pueda poner sobre una superficie elevada y muy resistente.

 

Bañando al bebé, paso a paso

A continuación te vamos a explicar cómo bañarlo paso a paso y que elementos son los necesarios para facilitar todo el proceso. Con ganas y cariño irás viendo cómo el baño se transforma en una experiencia muy divertida y placentera.

 

  • Para empezar, coge todos los artículos indispensables (toallitas, toalla…) que necesites para el baño.
  • Llena la bañera (5 o 7 centímetros) de agua templada, a una temperatura aproximada de 32 grados. Puedes comprobar también la temperatura del agua si pones tu codo dentro de la misma.
  • Coge a tu bebé y desvístelo en el propio lugar dónde vayas a bañarlo, para evitar cambios bruscos de temperatura.
  • Vete sumergiéndolo poco a poco, usando una de tus manos para sostener su cuello y cabeza. Vete luego vertiendo un poco de agua sobre su cuerpo para que no se enfríe.
  • A la hora de enjabonarlo  utiliza muy poco jabón y prest a atención a sujetarlo firmemente, ya que su cuerpo es muy resbaladizo.
  • Al lavar sus ojos o cara utiliza una bolita de algodón mojada y para las demás áreas puedes lavarlo con total tranquilidad con tus manos.
  • Para secarlo es bueno utilizar una toalla con capucha prestando especial atención a secar sus comisuras, puesto que se puede acumular humedad en su cuerpo.

 

A tener en cuenta

Bañar a nuestro bebé puede ser una experiencia muy gratificante y divertida, pero siempre hay que tener en cuenta unas buenas pautas para evitar algún sustillo. Ante cualquier duda, consulta con algún familiar o guíate por el consejo de algún especialista.

Valora este artículo:
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin Votos)
Loading ... Loading ...