Hablar de septiembre es hablar del fin del verano y por lo tanto también es decir que los más pequeños tienen que volver al colegio. En plenas vacaciones solemos realizar actividades fuera de la rutina, por lo que durante estos meses se producen cambios horarios y modificaciones en las actividades.

No hay nada de malo en ello (un cambio a veces puede resultar muy beneficioso), pero sí es necesario volver a coger el “ritmo” para que tanto nuestros hijos como nosotros nos podamos organizar bien en todo este inicio escolar.

 

Prevenciones básicas

Para conseguir todo esto, es necesario poner ciertas pautas para que el día que los más pequeños vuelvan a preparar la mochila para el cole haya orden y no nos dejemos llevar por las prisas mañaneras.

Los expertos recomiendan realizar un par de semanas antes un horario consensuado por todos, donde se refleje con claridad todas las actividades y cambios introducidos para empezar el curso con buen pie.

Sería también muy recomendable, como indican los propios expertos, ir poco a poco reduciendo el consumo de televisión o videoconsolas por parte de los más pequeños para que vayan tomando conciencia de la venidera situación.

Es fundamental la comunicación, por ello no hay que tener miedo a hablar con ellos y preguntar cómo se sienten ante estos nuevos cambios. Puede que encontremos soluciones o respuestas en todo ello.

 

Llegó el día de volver a la escuela

Llegó el gran día dónde nuestros hijos conocerán a sus nuevos compañeros de clase y estarán ansiosos por llegar ya a la escuela…

No tan rápido.

Es cierto que los niños están con ganas de conocer a nuevos amigos, pero no es menos cierto que pueden pasar situaciones que no esperábamos en ningún momento.

Rabietas, berrinches, lloros, tristeza general…

Esos síntomas son muy comunes con la vuelta a la escuela, pero no por ello tenemos que perder la calma en ningún momento. No es necesario perder la templanza y seguridad en nosotros como padres.

Si estás cosas ocurriesen, os vamos a dar una serie de consejos para que os ayuden en ese momento tan crucial:

  • Nunca  gritar ni perder los nervios, puesto que sería un signo de debilidad por nuestra parte.
  • Intentar hablar con nuestros hijos sobre la vuelta al colegio para hacerle ver que no es nada negativo ni hay que hacer un drama.
  • Tranquilizarlos si surge algún lloro para hacerle ver que estáis allí y que no le va a pasar nada malo.

 

A tener en cuenta

Como veis son consejos muy simples pero facilitarán vuestra labor enormemente, no solo en el momento que esto ocurra si no durante los días previos. Lo importante es que vosotros realicéis una labor de concienciación durante los días previos.

Vuestros “críos” os lo agradecerán y además no habrá ningún problema con  la famosa vuelta al colegio que tantos problemas suele dar a los padres en general.

Valora este artículo:
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin Votos)
Loading ... Loading ...