Dormir es uno de los hábitos fundamentales en nuestro día a día si queremos recuperar la vitalidad física de nuestro cuerpo y tener la mente siempre fresca. Durante el tiempo de sueño recuperamos toda la energía que gastamos en nuestras actividades diarias y nos proporciona un bienestar muy importante.

En este artículo, te daremos toda la información necesaria para que tomes buena nota sobre el sueño de tu bebé y solucionar cualquier trastorno que se produzca durante esas horas de somnolencia.

Muchas veces, como siempre os comentamos, es mejor prevenir las consecuencias antes que recurrir a cualquier método y esto no es ninguna excepción que confirme la regla.

 

El sueño como factor clave

Mientras tu bebe duerme se produce un efecto muy positivo en la maduración de su sistema nervioso así como el correcto desarrollo de sus órganos. Precisamente es durante el sueño nocturno cuando su cuerpo produce, en mayor cantidad, la hormona de crecimiento necesaria para que su crecimiento alcance sus máximos.

De ahí la importancia de que nuestro “retoño” descanse las horas necesarias para que no afecte su desarrollo armonioso y podamos nosotros estar tranquilos viéndolo crecer con total normalidad.

 

Empiezan los problemas…

La teoría siempre se presenta fácil, pero es en la práctica cuando empiezan a surgir problemas de toda índole:

  • El bebe está de mal humor, molesto y sin ganas de nada.
  • Se duerme durante los viajes con suma facilidad.
  • Se duerme antes de sus horas de descanso.
  • LLora sin consuelo a la mínima ocasión.

Como veis hemos expuesto cuatro problemas típicos y clásicos que suelen ocurrir para este tipo de caso en concreto. Es difícil muchas veces mantener la calma en esos momentos pero tenemos que tener en cuenta muchos factores que pueden ser desencadenantes en todo esto.

Estos pueden ser:

  • Un bebe hambriento es sinónimo de insomnio, berrinches y llantos hasta que le demos su alimento en forma de biberón o bien de pecho. Tened en cuenta que un bebe come con más frecuencia debido a que lo necesitan.
  • La luz natural también puede suponer un buen problema para nuestro crío. El amanecer, las luces de la calle o mismamente de la televisión son un estímulo suficiente para molestar al bebe. Tened cuidado con eso.
  • De la misma manera que la luz presenta problemas, los ruidos en general suponen otra amenaza a tener muy en cuenta, ya que no es lo mismo una habitación silenciosa que un espacio con ruidos acústicos importantes.
  • La temperatura de la habitación es una fuente importante de conflictos, puesto que es incómodo para él y no conseguirá conciliar bien el sueño. Vigilar este parámetro con bastante frecuencia.

 

Pautas a tener en cuenta

Según los expertos es fundamental vigilar muy de cerca todos estos factores para un buen desarrollo de nuestro bebe, y es muy importante seguir los consejos del pediatra al pie de la letra para evitar problemas.

De todas formas, si vemos cualquier anomalía o no somos capaces de solventar cualquier situación expuesta anteriormente podemos acudir a nuestro pediatra de confianza que nos aconsejará en todo momento sobre lo que hay que hacer.

Valora este artículo:
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...